9 sept. 2011

Ey tú, sí, tú. Deja de ser infeliz contigo misma. Eres perfecta. Deja de desear verte como alguien más o que te quieran como a alguien más. Deja de intentar llamar la atención de esa persona que te lastima. Deja de odiar tu cuerpo, tu cara, tu personalidad, tus peculiaridades. Ámalas. Con esas cosas, no serías vos.... ¿Y por qué querrías ser alguien más? Sé segura con las personas que estés. Sonríe, atraerás a la gente. Si alguien te odia porque estás feliz contigo misma, dile: Mi interés y mi felicidad ya no dependerán de los demás. Estoy feliz porque me amo como soy. Amo mis defectos. Amo mis imperfecciones. Me hacen ser yo, y yo soy bastante sorprendente !

Seguidores