6 oct. 2015

Cuesta tiempo entender que unas palabras bonitas no siempre salen del corazón.
Que unas manos tibias no siempre son sinceras.
Que un abrazo no siempre es desinteresado.

Una vez pensé que el amor era lo que uno sentía por el otro. Es decir, el sentimiento que yacía en un sólo corazón y la entrega al cien por ciento de un sólo alma.  Qué absurdo, de esta manera nadie podría verdaderamente AMAR, porque para amar no sólo importan los sentimientos de uno, sino también del otro. Si el amor fuera únicamente unilateral se transformaría en un sentimiento egoísta, rencoroso, abrumador. Uno mismo es consciente que para amar se necesitan dos almas.  Pero decir "dos almas" no es referirnos a dos personas comunes y corrientes, sino dos seres que sepan entregarse y respetarse. Porque al fin y al cabo, el amor  sin respeto no es amor verdadero.
Qué clase de amor es aquel que deja paso al sufrimiento? Es un mito creer que el amor lleva a sufrir.  Dos personas enamoradas no sufren. Hacer sufrir al otro no es quererlo, como también dejarse hacer  sufrir es no tener amor propio.
Y de aquí las mil cosas que se confunden con amor.  No hay que confundir amor con obsesión, ni con costumbre, ni con malestar. Quizás algo que se fuerza no merece la pena de seguir, algo así como la famosa frase "donde no puedas amar no te demores" . A veces no es el momento, ni la persona, ni el lugar.  A veces no estamos preparados o tenemos metas que cumplir primero.  O simplemente, a veces debemos entender que no da para más.
Es que tanto existe el amor como el desamor. Cuando dos personas deciden amarse hacen una especie de pacto en el cual ambos prometen cuidarse y dar lo mejor para el otro. En el momento que este pacto se rompe es ahí cuando se presenta el desamor: cuando a uno ya no le interesa darle amor al otro, hacerlo sentir especial, esforzarse para sostener su mano.  Y es aquí cuando volvemos a hablar del sufrimiento por una de las partes. A nadie le gusta sufrir, a veces es necesario soltar la mano primero de aquel que no se esfuerza por hacernos sentir mejor.
Nadie dijo que amar es fácil, el amor es algo que se constuye, algo totalmente imprevisto. No existen expertos en el amor. El amor es algo que se aprende y se sostiene porque se siente. Quien no sintió amor no podrá explicarlo. Quien sí lo sintió no dejará de sentirse identificado.

Seguidores