22 jun. 2013

Soy algo así como una amante de los cambios. Cuando las cosas permanecen estáticas me siento perdida, extremadamente agobiada. Quiero cambiar, y que todo cambie constantemente. Hoy aquí, mañana allá, y así. No me gusta la gente que se niega a cambiar, la que tiene miedo a ser diferente, a enfrentar cambios, a que los demás cambien. 
Si bien la esencia de una persona nunca cambia, los cambios son parte de la vida. Hoy lo tienes, y capaz mañana lo pierdes. Hoy lo cuidas y mañana lo desperdicias. Hoy lo quieres, mañana lo detestas y así pasa con todo. 
No hay que tenerles miedo, sinceramente hay que disfrutarlos. Uno nunca sabe qué nos tiene preparado el destino para vivir mañana, en un par de años, en un futuro... Hay que estar preparado. Hay que disfrutar hoy lo que mañana tal vez cambie. Y hay que lucirse con cada cambio que uno este dispuesto a realizar, ya que habría que cambiar para bien, y no para mal.
Cambiá, disfrutá, aprendé y afrontá todo eso que te hace mal. Creeme, la vida sin cambios sería muy aburrida.

Seguidores